El contenido de este sitio web tiene copyright.
Saltar al contenido
Jorge Barrientos

Acabo de aceptar a Cristo en mi corazón, ¿que sigue ahora?

«Acepté a Jesús, ¿y ahora qué?» Todos nuestros pecados pasados han sido perdonados por Jesús. Nada de lo que hagamos o no hagamos puede cambiar eso. Nuestra salvación está asegurada en Jesús y debemos perseverar en el camino del Señor para siempre.

Así que la siguiente lista no es un requisito. En vez de eso, es una serie de cosas que la Biblia nos dice que hagamos para tener una relación cercana con Jesús y vivir como Él quiere que vivamos.

La vida cristiana es más que ir al cielo cuando morimos. Se trata de aprender a vivir de la manera en que Cristo lo hizo, que es lo que significa «cristiano». Se trata de comprometerse con la verdadera vida en Cristo (Juan 10:10; Juan 15:9-11).

El Bautismo en agua

El bautismo es una manera simbólica de declarar al mundo que ha puesto su fe en Cristo. El bautismo les dice a otros que ahora usted sigue a Jesús y que reconoce que su pecado fue parte de Su dolor, y que su salvación es a través de Su sufrimiento y resurrección (Romanos 6:3-4).

«Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo.» Hechos 2:38

El bautismo es una demostración pública de que usted ha aceptado a Jesús. De esa manera todos sabrán que tiene un compromiso serio con Jesús.

Únase a otros creyentes

En tiempos pasados, congregarse era algo que se hacía casi todos los días, como de costumbre. Al congregarse se tomaban el tiempo aproximado de una  a dos horas, para cantar algunos himnos antiguos, escuchar un pequeño sermón, y dar las ofrendas e irse a casa. También la iglesia de Jesús es un grupo de creyentes que se ayudan unos a otros para aprender acerca de Él y a vivir como Él (1 Corintios 12:14-26).

Es una familia que celebra junta, se confronta y hasta se disculpa. La iglesia es importante porque es difícil seguir a Jesús solo en un mundo que no quiere tener nada que ver con Él. Necesitamos amigos cristianos que nos ayuden en nuestro camino (Hebreos 10:25).

Lea la Biblia todos los días

En los días del Antiguo Testamento, Dios envió a Sus profetas para decirle a la gente cómo vivir. Ahora, tenemos todas las enseñanzas necesarias juntas en un solo libro: la Biblia.

En la Biblia se aprende cómo es Jesús, por qué vino y cómo debemos responderle. El cristianismo es bastante simple porque sólo tenemos una Sagrada Escritura. Y si algo contradice la Biblia, no está bien.

Haga de la oración parte de su vida diaria

Sí, Dios sabe lo que está pensando. Y Él sabe lo que usted quiere. Y Él sabe lo que necesita antes que se lo pida. Pero no es bueno ser cristiano y no tener una relación con Dios. La oración es como el oxigeno para vivir, sino oramos, tarde o temprano nuestra vida cristiana se volverá aburrida, vacía y carente de propósito y significado. Hable con Dios!

El quiere oír lo que tiene usted tiene que decir. Agradézcale a Él por lo que le ha dado – todas las cosas buenas en su vida. Y pídale lo que necesite. Como cualquier buen padre con sus hijos, a Dios le gusta escuchar lo que tenemos que decir (Santiago 4:8). Y si no sabe qué decir, trate de empezar con el Padrenuestro en Mateo 6:9-13.

Si ha confiado su vida a Jesús, ahora necesita descubrir lo que eso significa. Jesús nos ofrece la salvación eterna, pero también ayuda en el día a día si realmente queremos seguirlo.

Para seguir a Jesús, hay que bautizarse, unirse a otros creyentes, leer la Biblia y orar. Estos principios bíblicos le ayudarán a fundamentar y crecer en su nueva fe cristiana y ser un verdadero discípulo de Cristo.