Saltar al contenido
Pastor Jorge Barrientos

La armadura de Dios, su significado y cómo usarla

La Armadura de Dios es una provisión espiritual para que los cristianos se puedan defender, atacar y resistir a Satanás y sus demonios. Esta armadura es real y poderosa, y usted la puede usar todos los días. También debe saber, que al ponerse y usarla de manera correcta, la armadura proporciona una sólida protección contra las asechanzas del enemigo.

Ser cristiano es tener un estilo de vida espiritual, debemos recordar que hemos pasado de muerte a vida, por lo tanto, debemos saber que ya no pertenecemos al reino de satanás, sino al reino de Dios.

Una parte del estilo de vida cristiano es ser parte del ejército de Dios, querremos o no, somos llamados a equiparnos y prepararnos para luchar en contra de las fuerzas de maldad de este mundo.

El enemigo 

Tenemos un enemigo que vigila a los cristianos día y noche, los estudia mirando sus acciones, lo que ve y habla, para luego armar estrategias y enviar sus flechas para golpear justo en las debilidades, o bien para atacar:

  • la mente
  • el corazón
  • el cuerpo
  • el alma y el espíritu
  • a través de los deseos de la carne
  • la vanagloria de la vida
  • y las cosas del mundo.

También el enemigo ataca cuando honramos y servimos a Dios. Por esta causa es necesario ponerse toda la armadura, para cuando el enemigo nos tiente o sorprenda con algún ataque, no nos encuentre desprevenidos.

Como debemos protegernos

La armadura de Dios está compuesta por las siguientes partes:

  • El cinturón de la verdad
  • La coraza de justicia
  • El calzado del evangelio
  • El escudo de la fe
  • El yelmo de la salvación
  • La espada del Espíritu
  • y Oración

Cada una de las partes de la armadura de Dios tiene su función, su significado y propósito. Dios provee esta armadura para todo cristiano, para que pueda luchar efectivamente en contra del enemigo y los demonios, resistir sus ataques, y permanecer firmes.

El Cinturon de la Verdad

El cinturón de la verdad es la primera pieza de la armadura de Dios (Efesios 6:14). Para el soldado romano, el cinturón era para sujetar las demás piezas de su armadura y mantenerlas en su lugar. Es como tener bien puestos los pantalones espirituales, de tal manera que no hay lugar para exponerse a vulnerabilidades.

Significado del cinturón de la verdad

El cinturón de la verdad significa conocer la verdad. Esta verdad es posible conocerla a través de la Biblia, memorizar pasajes importantes y aplicarlos a nuestras vidas.

Santifícalos en tu verdad; tu palabra es verdad. Juan 17:17

Este mundo esta lleno de mentiras que fácilmente puede cegar nuestros corazones para no dar lugar a la verdad. Pero a través del conocimiento de la Biblia somos libres, santificados y podemos fácilmente detectar y combatir la falsedad.

La verdad de la Palabra de Dios nos protege de las mentiras y engaños de satanás.

Vosotros sois de vuestro padre el diablo, y los deseos de vuestro padre queréis hacer. El ha sido homicida desde el principio, y no ha permanecido en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, de suyo habla; porque es mentiroso, y padre de mentira. Juan 8:44

Debemos recordar que el Satanás es el «Padre de toda mentira y engaño«. Entonces el enemigo siempre usará el engaño para atacar a los cristianos, principalmente en sus mentes. La Biblia nos ayuda a vencer la mentira, porque conociendo la verdad la mentira queda expuesta.

Conocer la biblia: Leer, aprender y memorizar, es muy importante para que nuestra vida tenga firmeza y para no ser desviados por la mentira y el error. También puede orar la Palabra de Dios, y memorizar versículos claves para recordar y hablar cuando lo necesite.

Un cristiano que no lee la Biblia, fácilmente puede ser engañado y quedar atrapado por la red de mentiras del enemigo. Sin embargo, la lectura de la Biblia prepara nuestras mentes para filtrar la mentira a través de la verdad de Dios. Si conocemos la verdad, no podemos vivir en la mentira.

La Coraza de Justicia

La coraza de justicia y la verdad tienen una relación impresionante. El enemigo está dispuesto a atacarnos cuando somos injustos con los demás. En otras palabras, la justicia o ser justo significa estar en lo correcto.

Significado de la coraza de justicia

La coraza de justicia es una parte de la armadura de Dios y hace referencia a la justicia de Cristo para los cristianos. Por lo tanto, hemos sido llamados a practicar la justicia, por cuanto somos justificados delante de Dios por medio de Jesús. Así que necesitamos la justicia de Cristo!

  • En la batalla espiritual, la coraza cubre el corazón y otros órganos vitales. Una herida en el pecho puede ser fatal. Es por eso que los antiguos soldados romanos llevaban una coraza que les cubría el corazón y los pulmones.
  • La justicia de Cristo protege nuestros corazones y de toda acusación del enemigo. Jesús nos da su justicia cuando se recibe como Salvador personal.
  • Todo ataque del enemigo que tenga como fin dañar nuestros corazones, sino tenemos puesta la coraza de justicia, el enemigo conseguirá su objetivo. También es importante saber que la obediencia a Dios protege nuestros corazones.

Leer más: 7 pasos para prepararse para la batalla espiritual

Dios, en Su justicia, no deja ningún pecado impune. Pero ya que todos pecamos, Dios envió a Jesús para que tomara el castigo por nosotros. Ahora, para ser salvo, es necesario recibir a Cristo en su corazón y vivir para la justicia de Jesús, quien fue castigado en su lugar. Así, la justicia de Dios nos salva (Romanos 3:21-24).

La justicia de Dios nos protege

La coraza de justicia protege los órganos vitales, y nuestra vida en la batalla. Podemos usar la justicia divina al aplicar a nuestras vidas:

Arrepentimiento: Entendemos que somos imperfectos y todos tenemos defectos, que fallamos y por lo tanto Dios nos ofrece su perdón y ayuda cuando nos arrepentimos de los pecados cometidos.

Libre de culpa: Jesús es el que justifica a los que se arrepienten. Una vez que los pecados han sido perdonados, no se puede vivir atrapado por la culpa, y podemos ser libres.

Luchar por la justicia: Cuando tenemos hambre y sed de justicia, podemos ser saciados cuando luchamos valientemente para que haya justicia en favor nuestro, que sin duda, podemos obtener la respuesta favorable de Dios.

Situaciones de injusticia: A veces, pasamos por situaciones en la que, por cualquier razón se nos ha hecho injusticia, pero sabemos que Dios todo lo ve, y en cualquier momento Dios traerá justicia en favor nuestro.

Leer más: ¿Que significa el calzado del evangelio de la paz?

La coraza de justicia no nos hace vulnerables a los ataques del enemigo ni a las situaciones de la vida que podemos enfrentar, al contrario, nos hace fuertes para vivir sometidos a la voluntad de Dios y así perseverar resistiendo a las tentaciones y el pecado, y a las mentiras y engaños de Satanás.

El Calzado del Evangelio de la Paz

El calzado del evangelio de la paz es una pieza importante de la armadura de Dios. En el mundo antiguo el terreno era rocoso y esto requería un calzado resistente y que pudiera proteger. En el campo de batalla, el enemigo puede dispersar púas, piedras afiladas u otro tipo de obstáculo para frenar a un ejército.

De la misma manera, Satanás nos esparce trampas mientras intentamos difundir el evangelio. Predicar el evangelio de la paz es nuestra protección en la batalla, y esto nos recuerda que las almas se salvan por gracia, amor y misericordia de Dios. Podemos esquivar los obstáculos de Satanás cuando estamos dispuestos a llevar el mensaje de las buenas noticias. Compartir el evangelio da como resultado la salvación de las personas, y así pueden tener el privilegio de estar en paz con Dios y consigo mismas.

El evangelio significa buenas noticias, es el perdón de los pecados, tener comunión con Dios a través de la fe en Cristo. Esta unidad con el Señor produce paz.

El Escudo de la Fe

El escudo de la fe es parte de la armadura de Dios. La fe en Jesús significa creer y confiar, y El nos protege de los ataques del diablo. La fe nos salva y provee la victoria, apagando los dardos de fuego del enemigo.

Cuando Pablo escribió este pasaje, los soldados romanos llevaban escudos cubiertos con piel de animal. Antes de una batalla, sumergían sus escudos en agua para cuando el enemigo le lanzara los dardos ardientes, la piel húmeda extinguiría el fuego de las flechas.

De manera similar, el escudo de la fe de un cristiano debe sumergirse regularmente en el agua de la palabra de Dios para reponerse y ser completamente funcional, porque escuchar la Palabra de Dios produce fe.

¿Que significa tener fe?

Saber que significa tener fe es comprender sus creencias y sus fundamentos en Dios. Todos podemos tener fe, ya sea en poco o en gran medida, pero para entender mas este asunto, veamos su significado.

1. Comprensión

Para tener fe, tiene que entender lo que cree. Sin comprensión, no hay fe verdadera, sólo aceptación ciega sin utilidad. Alguien puede explicarle qué autobús debe tomar, pero si usted no entiende, no le ayudará.

De forma similar, cuando leemos la Biblia, y no la entendemos, aunque sea un versículo, no podemos comprender bien las promesas que Dios tiene para nosotros. Pero una compresión de la Biblia, nos lleva a aceptar la verdad eterna y por consiguiente a creerla y vivir, para alcanzas las bendiciones de Dios por medio de la fe.

2. Aceptación

Cuando entiende la Palabra de Dios, debe decidir si aceptarlo como verdadero o no. Usted puede entender las instrucciones para tomar el autobús, pero encontrará que están equivocadas. Tener fe implica creer la verdad.

Aceptar la Biblia como Palabra inspirada de Dios nos abrirá la puerta de las bendiciones espirituales y materiales. Aceptar y recibir la verdad nos hará libre de las mentiras que antes creíamos y que ahora podremos discernir fácilmente.

3. Acción

Sacuda su vida y ponga a prueba su fe. Si no tomó el autobús después de escuchar las instrucciones, ¿creyó en la información? Una nueva creencia cambiará su forma de pensar y creer.

Cada uno tiene fe y vive según su fe. El que tiene fe en que el sol saldrá mañana, duerme sin preocuparse por ello durante la noche. Quien cree que la ciencia es el camino de la verdad busca aprender más de la ciencia. El que tiene fe en que Dios existe, trata de vivir para agradarle.

Nuestra fe en Dios crece a medida que la entendemos. Por eso es muy importante estudiar la Biblia para entender lo que Dios tiene para usted y aceptar estas verdades es renovar su mente. Esto se reflejará en su vida diaria (Santiago 2:22). Porque la fe lleva a la acción, y por consiguiente recibiremos las bendiciones de Dios.

Como funciona el escudo de la fe

El escudo de la fe es un arma de defensa, que protege al cristiano desde varios lados. La fe es muy importante para ganar las batallas de cada día y asimismo nos defiende de los dardos de fuego encendidos del maligno.

El escudo de la fe nos ayuda cuando:

  • Tenemos dudas – Juan 20: 27-29
  • Estamos sufriendo – Romanos 8:28
  • Somos perseguidos – Romanos 8: 37-39
  • No vemos solución – Marcos 10:27

Cuando Satanás ataca con dudas, el escudo de la fe desvía el golpe. Cuando vienen las tentaciones, la fe nos mantiene firmes en seguir a Jesús. Somos capaces de resistir todos los dardos del diablo, porque sabemos en quién hemos creído.

Necesitamos el escudo de la fe porque el diablo nos ataca con mentiras y dudas para engañarnos. La fe nos ayuda a apagar las flechas de duda y nos ayuda a creer la verdad de la Biblia. También, por medio de la fe podemos rechazar la influencia del diablo en nuestras vidas (1 Pedro 5: 8-9).

Como desarrollamos la fe

La fe es un regalo de Dios, y nos ha sido dada una medida de fe, para que podamos desarrollarla. No es lo mismo tener fe en que todo va a salir bien en alguna situación, que vivir por fe.

Desarrollamos nuestra medida de fe cuando:

  • Creemos en Dios y a Su Palabra
  • Oramos confiando que recibimos lo que pedimos
  • Escuchamos la Palabra de Dios y la creemos
  • Sustituir la mentira por la verdad

De esa manera podemos aprender a vivir por fe cada día, teniendo una firme confianza y fe en Dios, quien tiene el poder de hacer todo aquello que para nosotros es imposible. Pero si tenemos fe, todo nos será posible.

La fe es lo contrario a la incredulidad. La fe es un escudo, que nos protege en la batalla y nos permite tener una vida victoriosa en Cristo. Esa puede ser su experiencia, ya que si utiliza el escudo de la fe su victoria ya fue ganada.

El Yelmo de la Salvación

El casco o yelmo de la salvación es parte de la armadura de Dios, y nos protege de los ataques del diablo. La salvación de Jesús ayuda a proteger nuestra mente y nuestros pensamientos.

Como cristianos vivimos batallas espirituales y necesitamos ponernos la «armadura de Dios». El casco de la salvación representa la seguridad de la salvación que tenemos en Jesús (Efesios 6:17). Este conocimiento nos protege de los ataques y trampas que el diablo lanza para destruirnos.

Leer más: ¿Que es la armadura de Dios para el cristiano?

¿Que significa el yelmo de la salvación?

El casco de salvación protege la cabeza, donde reside todo pensamiento y conocimiento. La verdad de la salvación por medio de Cristo nos hace libres. Somos libres de la condenación del pecado. Aquellos que rechazan el plan de salvación de Dios luchan contra Satanás sin protección y sufren el golpe fatal del infierno.

Así como el casco protegía la cabeza del soldado romano, de la misma manera la salvación protege nuestra cabeza (mente, pensamientos) (1 Tesalonicenses 5: 8-10). El diablo puede atacar nuestra mente con mentiras, dudas y tentaciones. Necesitamos protegernos para no caer en las trampas del diablo.

Cuando creemos en la salvación, nos apropiamos de la verdad, y conocer la verdad nos ayuda a rechazar las mentiras del diablo, tales como:

El casco también ayudaba a proteger los ojos y oídos del soldado romano. La esperanza de salvación nos ayuda a discernir lo que es de Dios y lo que no es, por medio de lo que vemos y oímos.

El mundo que nos rodea está lleno de maldad, sufrimiento, desesperación y mentiras. Pero en Jesús podemos ver más allá, y encontramos que la salvación de Jesús nos provee esperanza, consuelo, aliento y paz en medio de las situaciones difíciles en nuestra vida.

¿Cual es la seguridad de nuestra salvación?

«Si confesamos nuestros pecados, Dios, que es fiel y justo, nos los perdonará y nos limpiará de toda maldad.» (1 Juan 1:9 NVI)

El casco de la salvación (coraza de la justicia) descansa en la obra de Cristo para salvarnos. Cuando tenemos un conocimiento seguro de nuestra salvación, no seremos movidos por los engaños de Satanás.

Esto quiere decir que, el yelmo de la salvación es estar seguro de la salvación y tener la esperanza que Cristo le ha dado, por medio de Su sacrificio en Su muerte y resurrección. Es creer, confiar y esperar en la promesa de vida eterna.

Por su muerte y resurrección, Jesús nos salvó del castigo y la esclavitud del pecado (Romanos 8: 1-2). Creer en Jesús no hace libres! El peligro de la destrucción eterna ya no existe para un verdadero cristiano.

En la batalla, Jesús nos da la victoria sobre el pecado y el diablo. No somos derrotados por el enemigo porque Jesús es más fuerte, tiene más poder, y ya ha ganado. La salvación significa protección seguridad y victoria en Jesús. Gloria a Dios!

La Espada del Espíritu

La espada del Espíritu es la Palabra de Dios, que es parte de la armadura de Dios. La palabra de Dios escrita y hablada nos ayuda a ganar las batallas espirituales. Por eso es muy importante conocer la Biblia.

Todo cristiano necesita vestirse de la «armadura de Dios» para enfrentar las batallas diarias contra el diablo y sus demonios, contra la tentación y el pecado. La espada del Espíritu es efectiva para dañar y herir al enemigo ( Efesios 6:17 ). La palabra de Dios es verdad, y tiene el poder de liberarnos, prepararnos y fortalecernos.

La Palabra de Dios es verdad, por eso tiene poder en la batalla, y la verdad siempre prevalece sobre la mentira. También es importante estudiar la Biblia y memorizas versículos claves para usarlos en contra del enemigo cuando sea necesario.

Leer más: ¿Que es la armadura de Dios?

Jesús usó la espada del Espíritu

La Espada del Espíritu es la única arma ofensiva en la Armadura de Dios con la cual podemos atacar a Satanás y sus demonios. Cuando conocemos la Biblia, nos ayuda a ganar la batalla espiritual. Por eso es muy importante conocer memorizar versículos y hablar la Palabra.

Cuando Jesucristo fue tentado en el desierto por Satanás, él respondió con la verdad de las Escrituras, dando un ejemplo para nosotros. Las tácticas de Satanás no han cambiado, por lo que la Espada del Espíritu sigue siendo nuestra mejor arma de ofensiva.

Usamos la espada del Espíritu cuando pensamos y hablamos la Biblia en voz alta y con autoridad. Hablar la Palabra de Dios es usar la espada, así que la efectividad consiste en conocer y memorizar la Escritura.

¿Que significa la espada del Espíritu?

La espada del Espíritu significa la Palabra de Dios. Cuando pronunciamos la palabra de Dios ya sea para hablar, declarar y reprender con autoridad; o simplemente para estudiar, informarnos y predicar, estamos usando la espada de doble filo.

La espada en la mano del soldado era para matar al enemigo y asimismo para defenderse de los ataques. Del mismo modo, la palabra de Dios podemos usarla para protegernos y herir al enemigo, y esta espada se usa en la mano derecha, hablando espiritualmente.

La palabra de Dios nos ayuda para:

Salvación

«Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios.» (Romanos 10:17)

La fe viene cuando escuchamos la Palabra de Dios acerca de la salvación en Jesús; así la Palabra de Dios nos salva de la esclavitud del pecado y la destrucción eterna.

Jesús es la verdad que nos ha salvado del camino de perdición en esta vida y la eternidad.

Liberación

«y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres.» (Juan 8:32)

Cuando creemos y entendemos la Palabra de Dios, su verdad nos liberta de las mentiras del diablo, y asimismo nos libera del pecado, la culpa, las creencias equivocadas, la desesperación y del camino de perdición.

Jesús es la verdad, que nos hace libres de la esclavitud del pecado, rompe todas nuestras ataduras y cadenas, nos quita el velo de la ceguera espiritual, nos hace libres de la red de mentiras de satanás.

Preparación

«Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.» (2 Timoteo 3:16-17)

La Palabra de Dios nos ayuda a prepararnos para enfrentar las luchas de la vida y hacer la voluntad de Dios. Cuando creemos y obedecemos a la Palabra de Dios, estaremos dispuestos a aprender, a dejarnos guiar por el Espíritu Santo, recibiremos la corrección y exhortación de Dios para nuestras vidas.

También estaremos dispuestos a escuchar la voz de Dios para que nos guíe por caminos de justicia para que nuestra vida este fundamentada en la verdad de Dios que nos capacita para vivir conforme a Su voluntad.

Leer más: ¿Que significa orando en todo tiempo?

Protege

«Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y huirá de vosotros.» (Santiago 4: 7)

Cuando enfrentamos tentaciones y ataques del enemigo, podemos usar la palabra de Dios para defendernos eligiendo creer la verdad de Dios y declarándola con autoridad.

Jesús nos capacita para que podamos depender de El en todo momento, porque sin el no tenemos fuerzas para resistir al enemigo, pero con Su ayuda podemos resistir al diablo, y una vez que aguantemos las batallas difíciles, el enemigo huirá de nosotros y nos dejará en paz.

Vivir de acuerdo a la voluntad de Dios

«Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón. Y no hay cosa creada que no sea manifiesta en su presencia; antes bien todas las cosas están desnudas y abiertas a los ojos de aquel a quien tenemos que dar cuenta.» (Hebreos 4: 12-13)

La palabra de Dios nos ayuda a discernir y arrancar de nuestra mente los malos pensamientos, la duda, la incredulidad, las falsas creencias, las mentiras y la ceguera espiritual. También revela cosas en nuestras vidas que necesitan ser cambiadas para vivir más de acuerdo con la voluntad de Dios.

Para usar la espada del Espíritu, es importante conocer y estudiar la Biblia. Cuando conocemos la palabra de Dios y descubrimos perlas escondidas, cambiará nuestra mente y nuestros corazones, y entonces estamos más preparados para usar la espada que es viva y mas cortante que cualquier espada de doble filo.

Orando en todo tiempo

Aunque la oración no es una de las piezas de la armadura de Dios, Pablo cierra su lista diciendo: «Orando siempre con toda oración y súplica en el Espíritu» (Efesios 6:18). Incluso cuando está vestido con la armadura de Dios, debe hacer de la oración una prioridad en su vida.

Todo soldado inteligente sabe que debe mantener abiertas las líneas de comunicación con su Comandante. Dios tiene órdenes para nosotros, a través de su Palabra y por medio del Espíritu Santo. Satanás odia cuando oramos. Él sabe que la oración nos fortalece y nos mantiene alerta a su engaño. Pablo nos advierte que oremos también por los demás. Con la Armadura de Dios y la Oración, podemos estar listos para las batallas y la guerra espiritual.

La oración nos permite tener una comunión con Dios para que su armadura esté fortalecida y pueda protegerle. También ayuda para estar fortalecido y ser fuerte en los momentos de lucha y batalla espiritual.

Orar en todo tiempo, significa orar cuando es necesario, es decir, cuando se presente una necesidad espiritual o física, cuando hay un ataque del enemigo, cuando se siente débil, cansado, triste, se siente solo, aburrido, cuando siente mareos, y cuando usted sienta que necesita ser fortalecido.

La oración con súplica, es hacer una oración haciendo énfasis en la necesidad y en la provisión, para que Dios nos escuche y nos responda según su voluntad. Al mismo tiempo, podemos orar en el Espíritu, que significa que oramos de acuerdo al sentir y el deseo del Espíritu Santo en nuestros corazones. Significa estar orando con mucho ruego, suplicando el favor de Dios, e invitar al Espíritu Santo a ayudarnos en nuestras oraciones y debilidades.